[vc_row][vc_column width=”2/3″][columnize]

Fotografiar a un fotógrafo siempre es para mi un trabajo  especial, cuando tengo delante a alguien que “sabe de fotos” el cuerpo me pide ir despacio, buscar por los rincones, darle un par de vueltas, abusar de su paciencia y hacerle partícipe … para acabar la sesión robándole algo (si él me deja).

Recordé uno de esos recursos que  guardamos en la mochila (ver retrato de Gervasio): fotografiar su reflejo. Y nos pusimos manos a la obra.

   Hacer una foto a su reflejo en el cristal de una de sus fotos es una labor sencilla, pero muy delicada, de modo que buscamos un punto de luz que lo iluminara a él, pero sin iluminar cristal. Usé un tele medio a f2,8 para separar los dos rostros, pues corría el peligro de que  la fuerza del tremendo “quejío” de la foto de Esperanza Fernandez, robara el protagonismo al autor de la foto.
   Y comienza el baile: acércalo, no aléjalo, gíralo un poco, no! para el otro lado que salgo reflejado… no me mires!, mas abajo…

…Es cuestión de trigonometría,  y cuidar mucho el foco, que tiende a irse al paspartú o a la foto, en lugar de al reflejo, y justo cuando todo está en su sutio, que Diego se olvide un instante de mi, y mire la foto, y pillarle. Y finalmente una buena puesta en página, (de Jose Luis Guerra) que ha resuelto magistralmente el tan temido salto de página.

 

[/columnize][/vc_column][vc_column width=”1/3″][image type=”none” float=”none” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” src=”2569″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][image type=”none” float=”none” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” src=”2570″][/vc_column][/vc_row]