Rompo el silencio (después de más de un mes) para despedir a un gran amigo que se ha largado dejando un discreto y cañero mensaje sólo apto para ojos inquietos. Usando sus fotos para abrir ventanas cerradas fue su modo de decirnos “hasta pronto”
Fotógrafo!!! cuídate bien, y deja caer alguna miguita de pan, que podamos continuar siguiendote el rastro